Logotipo Reina de Castilla
Twitter Facebook
Botella y tapones

Capítulo 3. La explosión de la viña

A falta de algo más de un mes para la ansiada recogida de la uva, el verano se encarga de provocar la magia de transformación del viñedo. A lo largo de estos días de verano ya podemos ver una explosión de racimos y hojas en su máximo esplendor.

Es momento de seguir vigilando y cuidando la viña, que poco a poco va teniendo, casi como por arte de magia, una imagen que invita a soñar con la cercana recolección.

En verano, por tanto, es momento de la formación y crecimiento del fruto, por lo que comienza una tarea de prevención y cuidado para obtener una salud óptima de los racimos.

A finales de agosto, antes o después, dependiendo de las zonas y la climatología, se produce el envero. Un nuevo truco mágico, guardado por la naturaleza que se encarga de transformar el color de los racimos (de verde a uva tinta en unos casos y de verde a transparente en las uvas blancas). También será el momento de seleccionar los racimos que seguirán adelante y eliminar aquellos inmaduros que no aporten a nuestras uvas, una tarea conocida como “aclareo”.

Ahora solo toca un poco más de paciencia, pues en poco tiempo llegará el truco final de la vendimia, donde se podrán ver los resultados de todo un año de trabajo y miradas al cielo.

 

¡Buen verano y mejor vendimia!




Publicado el 11-08-2016 a las 10:48:57